Cómo almacenar alimentos para sobrevivir mucho tiempo: todos los métodos

Almacenar Comida

Aprender cómo almacenar comida es fundamental para afrontar y superar cualquier crisis social, mundial y desastres naturales como terremotos, incendios o inundaciones. De hecho, algunos comestibles pueden durar hasta 30 años cuando son guardados correctamente. Los preparacionistas llevan décadas haciéndolo.

En esta guía te enseñaremos las mejores técnicas para el almacenamiento de alimentos. Te explicaremos todos los aspectos básicos a tener en cuenta al hacerlo en casa.

Sigue leyendo y aprende con nosotros.

Cómo almacenar comida para mucho tiempo: todas las técnicas

Existen diferentes técnicas para almacenar alimentos durante mucho tiempo. En este caso, no incluimos la receta de pemmican, aunque es interesante echarle un vistazo. A continuación, te explicamos los métodos más comunes:             

Envasado en botellas PET

Las botellas de plástico (PET) son una excelente opción para mantener productos como frijoles, maíz, trigo y arroz. Este tipo de recipientes ofrecen una barrera inmejorable contra el oxígeno, la humedad y los insectos.

Para almacenar comida en estas botellas sigue estos sencillos pasos:

  1. Emplea solo botellas que dispongan de tapas de rosca con aros selladores.
  2. Si la botella está usada, límpiala con jabón de lavavajillas y enjuaga a fondo. Deja secar por completo antes de utilizarla.
  3. Añade un absorbente de oxígeno en cada recipiente.
  4. Añade el alimento.
  5. Emplea un paño seco para limpiar el borde superior de la botella y cierra la tapa con fuerza.
  6. Guárdalas en un lugar seco, fresco y oscuro.

Nunca utilices botellas PET que hayan tenido artículos no alimenticios con anterioridad.

Envasado tradicional: hacer conservas en casa

Una forma de almacenar frutas y verduras durante mucho tiempo son las tradicionales conservas. De hecho, el procedimiento es muy sencillo y te permitirá disfrutar de estos productos durante todo el año.

Para hacer conservas necesitarás tarros de vidrio de bordes gruesos y boca ancha, capaces de resistir temperaturas superiores a los 100 °C. El procedimiento es el siguiente:

  1. Esteriliza los tarros de vidrio. Ponlos a hervir durante 15 minutos como mínimo. No toques su interior cuando los retires del agua, ya que podrías arruinar la esterilización. Sécalos en el horno a temperatura media colocados boca abajo.
  2. Las piezas enteras de frutas y verduras se escaldan en agua hirviendo. Elije piezas en estado óptimo de madurez y que tengan un tamaño similar. Antes de meterlas en los tarros, refréscalas en agua fría para cortar el proceso de cocción.
  3. Rellena los envases con la mayor cantidad posible, pero conservando la integridad de las piezas. Si has preparado verduras, puedes añadir 20 gramos de sal para ayudar a la conservación. En caso de verduras preparadas (por ejemplo, salsa de tomate), añade un poco de vinagre antes de envasarla.
  4. Esteriliza los tarros llenos de alimentos. Puedes utilizar una olla de presión y dejarlos durante quince minutos una vez el vapor empiece a salir por la válvula. Si no cuantas con una, coloca los tarros al baño de María entre 1 y 2 horas.
  5. Una vez fríos, guárdalos en un sitio fresco, seco y oscuro.

Salazón: cómo conservar alimentos con sal

El salazón es un método en el que se emplea sal para conservar los alimentos. Se puede usar en frutas y verduras, pero es más común en carnes y pescados. La sal es capaz de deshidratar estos productos, controlar su grado de humedad y alterar su acidez. Todo esto evita la proliferación de bacterias y microorganismos.

El método es el siguiente:

  1. Limpiado: Se limpia por completo la carne o el pescado con la finalidad de deshacerse de la grasa y las vísceras.
  2. Apilado: Se coloca una capa de sal de al menos 1 cm en el envase. Después, se coloca la carne o el pescado. Seguidamente, se añade otra capa de sal y se repite este procedimiento hasta apilar los trozos de carne o los pescados que tengas. Sobre la última capa de sal se añade un peso.
  3. Reposo: La carne o pescado se debe dejar reposar durante una semana y media.
  4. Lavado: Lava la carne o pescado con agua y vinagre.
  5. Oreado: Coloca el pescado en un lugar donde le dé el aire, pero protegido del sol.

Conservar alimentos en aceite u otra grasa

Otra manera de resguardar los alimentos de la caducidad generada por el oxígeno es sumergiéndolos en aceite de oliva. Quedarán protegidos de la invasión de bacterias y microorganismos responsables de la descomposición. Este método puede emplearse con verduras, quesos, carnes y pescados.

La forma de hacerlo es esta:

  1. Prepara un tarro esterilizado con aceite de oliva.
  2. Trocea y cocina la comida que quieres conservar.
  3. Sumérgela en el aceite de oliva.
  4. Guarda en un lugar fresco y seco.

Salmuera

La salmuera es una combinación de agua y sal que permite condimentar y conservar comida. En el caso de los vegetales, puedes añadir una pequeña cantidad de sal para no afectar su sabor.

Para dar sabor y textura a pescados y carnes puedes utilizar salmuera en seco (es decir, cubrir todo el alimento con sal). También puedes optar por salmuera líquida, donde se cubre la comida con una mezcla a base de sal, agua y vinagre.

Estos son los pasos a seguir para conservar vegetales en salmuera:

  1. Llena un bol de agua y añádele sal. Para saber la cantidad de sal que has de echar, utilizaremos una patata pequeña a modo de indicador. Si la patata flota por completo, hay demasiada sal; si toca el fondo, muy poca sal. Lo ideal es que quede a medio nivel.
  2. Introduce los vegetales que quieras conservar.
  3. Añade agua caliente.
  4. Tapa el frasco.

Ten en cuenta que si la tapa se abomba, el producto está podrido.

Pickling o conservación en vinagre       

Otro método para conservar los alimentos es el encurtido. Simplemente, debes sumergirlos en vinagre con al menos un 5% de acidez. Para ello, necesitarás un tarro de vidrio esterilizado donde colocar los productos y la solución del encurtido.

Encontrarás diversas recetas. Puedes usar solo vinagre o mezclarlo con sal, agua, azúcar y especias. Eso sí, la comida debe estar completamente sumergida en la solución. Con esto será posible conservar los productos durante varias semanas sin necesidad de refrigeración.

Para conservar alimentos en vinagre, estos son los pasos a seguir:

  1. Corta los vegetales en trozos pequeños para que quepan por la boca del frasco.
  2. Prepara tu mezcla de especias aromáticas al gusto para dar sabor. Se puede usar de todo: granos de pimienta, cebolla cruda, ajo, romero , semillas de mostaza, cilantro, cayena, jalapeños, cúrcuma…
  3. Introduce los trozos de vegetal sin que se partan y ves alternando la mezcla de aromáticos y los vegetales en distintas capas.
  4. Pones a calentar 2 tazas de vinagre blanco, 2 tazas de agua, 4 cucharadas sopera de sal y 4 cucharaditas de azúcar y lo llevas a hervir.
  5. Cuando hierva, lo sacas del fuego y llenas el tarro cubriendo tus vegetales y dejando un par de centímetros de espacio sin agua.
  6. Cierras y dejas que se enfríe unas horas.
  7. Luego, puedes guardarlo en la nevera durante meses.

Si no tienes idea de por donde empezar, aquí tienes algunas:

  • Coliflor con cúrcuma y semillas de cilantro.
  • Pepino con dos dientes de ajo, granos de pimienta y romero.
  • Cebolla con tomillo y granos de pimienta.
  • Zanahoria con laurel y estragón.

Te recomendamos que uses lo que te gusta. Un clásico que no falla es pimienta, granos de mostaza, romero, cebolla y ajo.

Curado

El curado es un proceso de conservación de alimentos empleado para elaborar carnes, quesos y pescados. Al utilizar elementos como sal, azúcar, nitratos y limón se ralentiza la acción de las bacterias de descomposición.

Un ejemplo claro de esto es el jamón. Las fases del curado incluyen refrigeración, salazón, lavado, post salado, secado y maduración de los productos.

Ahumado

Esta es una técnica de conservación usada desde épocas remotas. Se expone a los alimentos a una fuente de humo de leña que les quita la humedad y le transfiere el particular sabor ahumado. Se emplea principalmente en carnes. Existen dos formas de hacerlo:

  • El método en frío es el más empleado. Aquí se realiza el ahumado a baja temperatura, entre 10 y 30 ºC. En este caso, la comida no se cocina, así que es importante curar el pescado (o el alimento a ahumar) previamente con azúcar, limón o sal. Una vez curado, se expone al humo de la madera o serrín que prefieras.
  • Para el ahumado en caliente se utilizan temperaturas de entre 70 y 110 ºC. Aquí se cocinan y se ahúman los alimentos al mismo tiempo.

Deshidratación de los alimentos

La deshidratación consiste en eliminar todo el contenido de agua de los alimentos. Se ha usado desde la antigüedad para la conservación de comida. Estos son los pasos para deshidratar mediante el método tradicional:

  1. Lava bien los alimentos, pélalos y córtalos en rebanadas finas y uniformes.
  2. Extiéndelos sobre una rejilla y colócala en un lugar donde reciba los rayos del sol y las corrientes de aire.
  3. Coloca sobre ellos una tela fina para protegerlos de los insectos, el polvo y la contaminación.
  4. Retíralos al atardecer para que no estén expuestos a la humedad de la noche.
  5. Si aún no están totalmente deshidratados, colócalos nuevamente al sol al día siguiente.

Un horno te puede ayudar a ahorrar tiempo. En este caso, coloca la bandeja con la comida en el horno a 60 °C y con la puerta medio abierta. En unas pocas horas estarán listos. También existen deshidratadores solares y deshidratadores eléctricos que te facilitarán aún más el proceso.

Al finalizar, podrás guardar la comida en un sitio oscuro, seco y fresco.

Y si no quieres realizar todo el proceso, siempre puedes comprar alimentos deshidratados:

Enlatado: conservar la comida en latas

El enlatado es una técnica ampliamente utilizada en la industria alimenticia, ya que es ideal para casi cualquier tipo de alimento. La comida se sella al vacío en la lata y después es esterilizada al someterla a altas temperaturas. La finalidad es eliminar todos los microorganismos presentes.

Mientras las latas estén cerradas, todo lo que haya en el interior se conservará íntegro durante varios años. Una vez abierta, debes pasar la comida junto con el líquido a un recipiente que puedas cerrar herméticamente. Así se conservará por más tiempo.

Refrigeración, congelación y ultracongelación

La refrigeración reduce la velocidad de crecimiento de los microorganismos que provocan la descomposición. Esto permite aumentar los tiempos de caducidad de los alimentos. A menor temperatura, más tiempo necesitarás para la conservación.

  • Para refrigerar los alimentos, colócalos a una temperatura de entre 0 y 10 °C. Esto te ofrece una conservación de 2 semanas, aproximadamente.
  • Para la congelación se requiere una temperatura de entre -20 y -30 ºC. Los alimentos se conservarán hasta por un año.
  • Una versión avanzada de este método es la ultracongelación. Aquí los alimentos se someten a una temperatura muy baja (cerca de -40 °C) durante un periodo inferior a 2 horas. Esto permite conservar su apariencia y textura original.

Por supuesto, estas opciones no te serán útiles en caso de un gran apagón o una crisis energética. Así que no pongas todas tus esperanzas en ellas.

Fermentación

La fermentación es un método que incluye el uso de microorganismos para producir o conservar comestibles. Permite su consumo sin necesidad de refrigeración o cocción profunda. No obstante, debes usar correctamente las pautas de manipulación de alimentos para evitar riesgos de contaminación.

Para fermentar comida con menor riesgo, sigue este procedimiento:

  1. Elige productos frescos y lávate bien las manos antes de manipularlos.
  2. Controla la temperatura de fermentación. Cada alimento tiene una temperatura adecuada para ella. Por ejemplo, la del yogur es de 37 °C, mientras que la del chucrut se encuentre entre 18 y 22 °C.
  3. Dale el tiempo de fermentación necesario para cada uno.

Nuestra recomendación es que busques asesoría y formación en esta materia si te interesa la creación y conservación de alimentos fermentados.

Envasado al vacío

El envasado al vacío permite eliminar todo el proceso de descomposición generado por el oxígeno en la comida. Con una máquina de envasado al vacío podrás guardar en bolsas productos como: cereales, frutos secos, frijoles, arroz, pasta, harina de maíz, pan rallado, bolsas de té, leche en polvo, azúcar, galletas saladas, etc.

Es tan fácil como meter los alimentos en bolsas del tamaño adecuado para tu máquina y seguir sus instrucciones para sellar al vacío.

Otra forma de envasar al vacío es usar recipientes plásticos (como las botellas PET) y añadir absorbentes de oxígeno.

Esterilización

La esterilización es una técnica que conserva la comida al someterla a altas temperaturas de entre 110 y 130 ºC. La finalidad es destruir todos los microorganismos causantes de la descomposición.

Se utiliza en la industria alimenticia en los productos contenidos en latas para garantizar su integridad durante mucho tiempo. Puedes emplearla para tus conservas caseras.

¿Cuál es la importancia del almacenamiento de los alimentos?

El almacenamiento de alimentos es un aspecto de suma importancia para toda persona que quiera estar preparada para cualquier emergencia, como por ejemplo:

Por eso, te recomendamos crear un almacén de comestibles para situaciones de supervivencia en un lugar fresco, seco y protegido de la luz. Si cuentas con un búnker de supervivencia, es perfecto.

¿Qué alimentos almacenar en caso de supervivencia?

Los alimentos ideales para almacenar son todos aquellos con una larga durabilidad. También los categorizados como comida de supervivencia.

Veamos una lista de los que debes almacenar:

  1. Agua potable: Se trata del principal producto que debes tener en tu despensa. Recuerda que una persona necesita ingerir entre 2 y 3 litros de agua al día. Incluye también pastillas de potabilización, en caso de emergencias de larga duración.
  2. Carbohidratos: Te ofrecen toda la energía que necesitas. En este grupo incluimos arroz, pasta, conservas, mermeladas, etc.
  3. Proteínas: Esenciales para mantenerte en buen estado físico. No pueden faltar frijoles y carnes embutidas o enlatadas.
  4. Alimentos deshidratados de emergencia: Son ideales para momentos de crisis, ya que ocupan poco espacio y se preparan fácilmente con solo añadir agua.
  5. Alimentos enlatados: Te ofrecen una larga duración, por lo que son ideales.
  6. Ingredientes básicos como sal, azúcar, aceite, pimienta, etc.

Almacenamiento de comida: aspectos básicos y recomendaciones

Existen ciertos factores que afectan a la durabilidad y conservación de los alimentos. Por eso, te recomendamos tener en cuenta los siguientes aspectos al almacenar comida:

Temperatura

Los alimentos deben almacenarse a una temperatura máxima de 24 ºC. Una temperatura más alta disminuirá su tiempo de conservación. Si no es posible evitarla, haz una rotación de productos cada cierto tiempo para mantener su calidad.

Humedad

La humedad es uno de los enemigos de la conservación de los alimentos, ya que genera el ambiente ideal para la proliferación de bacterias. Los comestibles más húmedos tienen una caducidad más corta, por eso debes elegir productos con poca humedad.

También considera la humedad del lugar donde vas a guardar la comida. Siempre es recomendable guardar tus suministros en lugares secos.

Luz

El almacén debe estar en un lugar oscuro, ya que la luz es otro de los enemigos de la preservación de los alimentos.

Animales (insectos y roedores)

Protege la comida almacenada de los roedores e insectos al guardarlos en botellas PET o bolsas de aluminio.

Calidad original del alimento

Es importante que los alimentos seleccionados estén frescos y en perfecto estado. Esto te permitirá alargar su tiempo de conservación final.

Cantidad de producto conservado

Dependiendo del método de conservación empleado, guardar grandes cantidades de un mismo producto puede afectar a su mantenimiento. Utiliza la cantidad adecuada según la técnica utilizada.

Punto de maduración

La durabilidad de los alimentos orgánicos depende del grado de maduración que tengan en el momento de adquirirlos. No te recomendamos comprar productos muy maduros. Su tiempo de vida útil será corto aunque apliques algún método de conservación.

Ahora que conoces cómo almacenar comida por mucho tiempo, puedes seleccionar las técnicas que mejor se adapten a tus circunstancias.

Comparte esta guía en tus redes sociales. Es probable que esta información sea de valor para alguno de tus contactos. También puedes dejarnos un comentario con tus impresiones o tu experiencia almacenando comida.

También te pueden interesar estos artículos de supervivencia urbana:

victor collado

Víctor Collado

Autor y Editor de Noreste Club

Desde la infancia practicando kárate. Me apasionan las artes marciales, la autodefensa ante cualquier situación y los deportes de alto riesgo. Experto en técnicas de supervivencia.

Participamos en el programa de Afiliados de Amazon, y por ello obtenemos ingresos por las compras adscritas directas e indirectas que cumplen con los requisitos aplicables. Es decir, si haces alguna compra o suscripción a través de algunos de nuestros enlaces, nosotros ganamos una pequeña comisión. Sin coste extra para ti, por supuesto.

Deja un comentario