¿Cuáles son los diferentes tipos de nudos? Guía y clasificación


Saber cómo hacer diferentes tipos de nudos es esencial para tus actividades de montaña y de supervivencia. Podrás emplear tus cuerdas para una enorme variedad de propósitos, como atar dos cuerdas, hacer refugios o asegurarte a una superficie.

Y es que, en algunas ocasiones, tu integridad física puede depender de este conocimiento. Por eso, es de suma importancia que aprendas las clases de nudos que te ofrecen mayor resistencia y cómo hacerlos correctamente.

Clasificación de los nudos según su uso

Veamos a continuación los diferentes tipos de nudos que existen según su uso y cómo hacerlos:

Nudos de empalme, unión o ajustes

Los nudos de unión o empalme nos permiten unir dos cuerdas o unir una estructura a una atadura. Por lo general, son muy difíciles de soltar por sí solos. Dentro de esta categoría, te mostramos los siguientes:

Nudo rizo

Es empleado para unir cuerdas del mismo material y con el mismo peso. Estos son los pasos para hacerlo:

  1. Coloca una cuerda encima de la otra formando una X.
  2. Entrelaza las cuerdas mediante una vuelta en ambos extremos.
  3. Toma una de las cuerdas y haz un nudo simple.
  4. Tira de los extremos para tensar el lazo.

Nudo del ocho de unión

Este es muy fácil de hacer y ofrece un buen nivel de seguridad. De ahí que sea muy utilizado para actividades de montaña básicas. Hazlo de la siguiente manera:

  1. Crea un bucle y colócalo en paralelo al extremo de tu cuerda.
  2. Atraviesa el bucle por detrás y por encima de ella, formando un ocho.
  3. Introduce el bucle por la circunferencia inferior del 8 y tira de los extremos para tensar tu nudo.

Nudo vuelta escota

Es utilizado para unir cuerdas con diferentes diámetros. También se puede emplear con cuerdas húmedas. Estos son los pasos:

  1. Crea un bucle con una cuerda y pasa el extremo de la otra a través de él.
  2. Gira el extremo que pasa por el bucle alrededor del mismo y genera otro bucle.
  3. Tira de ambos extremos para tensar el nudo.

Nudo de pescador

Este es ideal para unir dos cuerdas. El procedimiento es el siguiente:

  1. Superpón ambos extremos de las cuerdas.
  2. Crea un nudo simple en cada extremo, pero alrededor de la cuerda opuesta.
  3. Tira de ambos extremos para añadir tensión a la atadura.
  4. Puedes añadir nudos simples en los extremos de los cabos para ganar mayor seguridad.

Nudo calabrote

Es un nudo de gran estabilidad, por lo que se usa para unir dos cabos de diferente material. Sigue estos pasos:

  1. Realiza un medio nudo con cada cuerda.
  2. Entrelaza cada uno de ellos teniendo en cuenta que cada cuerda debe pasar alternadamente por encima y por debajo de su opuesta.
  3. Tira de los extremos para agregar tensión al lazo final.

Nudo calabrote doble o carrick

Se trata de un nudo muy elegante por su simetría. Es utilizado para unir líneas de amarre de la siguiente forma:

  1. Crea un bucle con una de las cuerdas.
  2. Con la otra, crea otro bucle que atraviese el primero. Para ello, pasa la cuerda por encima de él y luego por debajo a través de la abertura inferior. Termina pasando por el círculo generado por el primer bucle.
  3. Debe quedar perfectamente simétrico. Para conseguirlo, pasa la cuerda por encima y por debajo de la otra, según corresponda.
  4. Tira de ambos extremos para terminar.

Nudo cazador o hunter

Este nudo es muy fiable y se utiliza para unir dos cuerdas del mismo grosor, siguiendo estos pasos:

  1. Coloca ambas cuerdas en paralelo.
  2. Haz un bucle con ambas.
  3. Toma una de ellas e introdúcela por el bucle.
  4. Repite este paso con la otra.
  5. Ve tirando de ambos extremos hasta ajustar la atadura.

Nudo de sangre

Es uno de los nudos de pesca más utilizados. Generalmente, se usa para unir dos líneas de pesca:

  1. Coloca tus dos cuerdas o hilos de nylon de forma paralela.
  2. Toma uno de los hilos y da 5 vueltas alrededor del otro.
  3. Repite el paso anterior con el otro hilo.
  4. En el centro habrá quedado un pequeño agujero. Introduce ambos extremos por ahí.
  5. Tira de los dos y corta los hilos sobrantes.

Nudos de anclaje

Se utilizan para anclar una cuerda a una roca, un árbol o una estructura fija. También son útiles para sistemas de ascenso y descenso, así como para anclar una tirolesa. Veamos los más populares:

Ballestrinque

Se trata de un nudo de rápida creación que te permitirá fijarte a un mosquetón de un anclaje. Estos son los pasos que debes seguir:

  1. Crea dos bucles, uno al lado del otro.
  2. Coloca el bucle de la izquierda detrás del otro.
  3. Introduce un mosquetón a través de los dos bucles.
  4. Tira de los extremos para tensar el lazo.

Ballestrinque doble

Esta modificación del ballestrinque te ofrece mayor seguridad. Los pasos para hacerlo son estos:

  1. Rodea el área donde quieres hacer el nudo con la cuerda.
  2. Da otra vuelta sobre la superficie en el mismo sentido, pero con el extremo de la cuerda por encima de la vuelta anterior.
  3. Introduce el extremo de la cuerda a través del seno generado por la segunda vuelta.
  4. Haz un lazo de seguridad sobre el cabo para evitar que se suelte.

Nudo ocho doble

Esta modalidad es ideal para atarte a un arnés o para unir tu cuerda a un anclaje. La manera de hacerlo es la siguiente:

  1. Crea la figura de un 8 con una cuerda.
  2. Mantén el cabo paralelo a extremo libre y repite la figura del 8 siguiendo la cuerda anterior.
  3. Tensa la atadura tirando de los extremos.
  4. Finaliza con un nudo simple en el extremo de la cuerda.

Nudo ocho aplicado

Empleado en escalada en puntos de anclaje y para asegurar la línea de vida. También es conocido como cosido o perseguido.

  1. Forma la figura de un 8 con la cuerda.
  2. Toma uno de los extremos y pásalo por el círculo inferior del 8.
  3. Toma el otro extremo, pásalo a través del arnés y del círculo superior del 8. Después, alrededor del nudo y, finalmente, por medio del círculo inferior del 8.
  4. Ejerce tensión al lazo tirando de ambos extremos.

Nudo bulin o as de guías

Este es ideal para atarte a un arnés, ya que ofrece una gran reducción de fuerza por impacto.

  1. Crea un bucle y pasa a través de él un extremo de la cuerda.
  2. Ese extremo debe dar la vuelta por detrás de esta y pasar de nuevo por el mismo bucle.
  3. Tensa el lazo tirando de los extremos.
  4. Remata mediante un nudo simple.

Nudo de yugo

Se trata de un nudo útil para asegurar dos piezas rígidas (por lo general, dos palos colocados perpendicularmente). Si quieres hacerlo, sigue estos pasos:

  1. Pasa la cuerda rodeando uno de los objetos.
  2. Haz una figura de 8 y pasa la cuerda por la parte inferior del mismo objeto. Asegúrate de pasar por encima de la unión de las piezas.
  3. Para finalizar la figura de 8, pasa la cuerda por debajo de los senos generados por la cuerda.
  4. Tira de ambos extremos para añadir tensión.

Nudo Prusik

Este nudo se emplea en sistemas de ascensión, para rescatar suministros o personas. Para hacerlo se necesita dar algunas vueltas en torno a una cuerda de escalar con un cordino auxiliar:

  1. Crea un nudo de alondra en torno a tu cuerda con un cordino.
  2. Atraviesa ambos cabos por debajo del lazo creado y de la cuerda.
  3. Gira los extremos del cordino 180 grados en torno a la cuerda.

Nudo constrictor

También se le conoce como nudo boca de saco. Se utiliza para atar un objeto y ejercer presión sobre él. Veamos cómo hacerlo:

  1. Pasa la cuerda rodeando el objeto.
  2. Cruza por encima de la cuerda para rodearlo nuevamente.
  3. Introduce el extremo de la cuerda por el espacio generado por la primera vuelta, pasándolo por debajo del firme.
  4. Tira de los extremos.

Vuelta de braza

Este nudo se emplea para atar una sección de cuerda a un objeto (como un trozo de madera) para arrastrarlo o cargarlo. Se hace de esta forma:

  1. Rodea el objeto con la cuerda.
  2. Pasa el extremo delantero por detrás de la cuerda.
  3. Dobla el extremo de la cuerda sobre sí mismo varias veces, de modo que quede retorcido sobre el objeto.
  4. Ejerce presión al tirar de los extremos.

Nudos de tope

Son nudos empleados al final de un lazo o de una cuerda para prevenir su deslizamiento. Estos son los más usados:

Nudo franciscano o de fraile

Los monjes franciscanos hacían este nudo en la cuerda que utilizaban como cinturón, de allí su nombre. También es muy utilizado en el mundo náutico. Si quieres hacerlo, sigue estos pasos:

  1. Haz un bucle y pasa el extremo a través de él.
  2. Da varias vueltas con el chicote a través del bucle.
  3. Introduce el extremo por el seno generado por las vueltas alrededor del bucle.
  4. Tira de ambas puntas para generar la tensión necesaria.

Medio nudo

Se trata de uno de los nudos más fáciles de hacer, pero ten en cuenta que resulta muy difícil de deshacer si la cuerda se moja. Estos son los pasos:

  1. Haz un bucle y pasa la punta de la cuerda por debajo de la misma.
  2. Introduce la cuerda por el círculo generado por el bucle.
  3. Tira de los extremos para terminar el lazo.

Nudos corredizos

Se trata de nudos deslizantes que se aprietan alrededor de un objeto en el momento en que aumenta la tensión.         

Lazo corredizo

Los lazos corredizos son de gran utilidad para montañistas. También sirven para hacer trampas, tensar vientos de carpa, atar equipo a la mochila, entre otras muchas aplicaciones. Hacerlos es muy sencillo:

  1. Haz un seno con tu cuerda.
  2. Pasa un extremo de la cuerda a través del seno y luego por debajo del otro extremo de la cuerda.
  3. Vuelve a pasar la cuerda por el seno y tensa los extremos.

Nudo del ahorcado

Este nudo puede ser muy útil para sacar a una persona de un hoyo. Si quieres hacerlo, este es el procedimiento:

  1. Haz una forma de S con tu cuerda.
  2. Toma uno de los extremos y rodea toda la estructura varias veces. Ten en cuenta que debes dejar bastante cuerda para poder hacer el lazo.
  3. Finalmente, pasa el extremo a través del círculo superior y ejerce presión.

Nudo corredizo doble

Este tipo de nudo es muy empleado para la elaboración de pulseras de paracord y collares. Se realiza de la siguiente manera:

  1. Haz un círculo con tu cuerda de modo que te quede una sección con doble cuerda.
  2. Dobla uno de los extremos y da dos vueltas alrededor de las dos cuerdas.
  3. Introduce el extremo de la cuerda por el seno generado al doblarla. En este momento, ya tienes tu primer nudo corredizo.
  4. Repite el procedimiento con el otro extremo de la cuerda para obtener el corredizo doble.

.

Nudo Tarbuck o de fricción

Este es muy similar al nudo de ahorcado. Veamos cómo hacerlo:

  1. Forma un lazo con la cuerda.
  2. Da varias vueltas alrededor del lazo.
  3. Finalmente, pasa el extremo por debajo de su propio extremo.

¿Qué es un nudo y para qué sirve?

Un nudo es una figura o estructura que se forma en una cuerda o hilo, cuyas funciones principales son la unión o la sujeción de objetos. Cuando está bien hecho es muy difícil de deshacer y es capaz de soportar una gran presión. Por eso, son de gran aplicación en diversos campos.

En las actividades al aire libre, como montañismo, camping, escalada o supervivencia, los nudos cobran una gran importancia. Se pueden usar para construir refugios de supervivencia, elaborar trampas, sujetar los suministros, sujetarnos a un objeto firme o a la pared, hacer rapel y muchas otras aplicaciones.

Clases de nudos: preguntas frecuentes

Antes de terminar, vamos a dar respuesta a todas tus dudas sobre nudos:

¿Cuál es el nudo más fuerte?

Los nudos de anclaje son los que ofrecen mayor nivel de resistencia. Entre ellos, destacamos el de ocho aplicado, el ballestrinque doble y el prusik.

¿Cuáles son los nudos elementales?

Los nudos elementales son aquellos que todo el que practique actividades al aire libre debe conocer. Entre ellos mencionamos los de amarre, los de unión y los de bloqueo.

¿Cuáles son los nudos de anclaje?

Son los utilizados para anclar tu cuerda a una estructura. Los más utilizados son el de ocho, el ballestrinque y el bullin o as de guías.

¿Cómo hacer un nudo que no se desata?

Mientras más interacción tenga la cuerda con ella misma y con el objeto de sujeción, más difícil será de desatar. Si quieres hacer un nudo que no se desate, utiliza una modalidad que te ofrezca estas características.             

En definitiva, contar con este conocimiento puede sacarte de más de un apuro en tus actividades al aire libre. Sin duda debe formar parte de tu guía de supervivencia. Por eso, no dudes en compartir este contenido en tus redes sociales. Seguro que les resultará muy útil a tus contactos.

Déjanos un comentario si te ha gustado este artículo o si conoces algún otro nudo de utilidad que no hayamos incluido.

Lee también nuestras guías de supervivencia en las montañas:

santi torres

Santi Torres

Autor y Editor de Noreste Club

Experto en supervivencia en la montaña. Me apasiona la aventura, la naturaleza y poder superarme día a día. Aprendo y divulgo todo lo que sé.

Deja un comentario